Saltar al contenido

El infierno está lleno de buenas intenciones; el cielo, de buenas obras

julio 30, 2019

Por Rebeca Valencia Gómez, Consultor y Coach en HDS

Aristóteles definió al hombre como un ser social. Habemos quienes nos consideramos menos sociables e incluso sabemos que, a pesar de lo complicadas que nos parezcan las relaciones, no podemos prescindir de la necesidad de establecer conexión e interactuar con otras personas.

 

¿Alguna vez te ha sorprendido la forma en que ha sido tomada por otra persona algo que has dicho o hecho? Muchas veces, la manera en que nos conducimos –aunque bien intencionada–, provoca una crisis en alguien más. Esto nos lleva a vivir experiencias complicadas en nuestra interacción con otros.

He descubierto y trabajado con herramientas útiles, que ayudan a conocer si estamos generando en los demás un cielo de buenas obras o pequeños infiernos con nuestros comportamientos. Ahora te explico por qué.

Desde mi experiencia, te cuento: un reto en mis relaciones interpersonales, ha sido la necesidad que tengo para encontrar tiempo a solas, recargar mi energía y reflexionar, sin que sea tomado como un comportamiento hostil.

En general procuro ser cálida y abierta con las personas a mi alrededor; en mostrar interés y preocupación por los demás. Pero eso no significa, que yo deseo que los demás actúen de la misma manera conmigo, y por eso hay quienes piensan que requiero más cercanía, de la que en realidad me hace sentir cómoda.

Suelo saludar a las personas, preguntarles cómo están y escucharlas con atención e interés, porque me gusta promover ambientes cordiales y agradables. Acciones como éstas, hacen que algunos me consideren parte de su círculo de amistades.

Así que me invitan a sus reuniones o eventos sociales –muchos lo hacen con la intención de corresponder– y la verdad, generalmente, prefiero no asistir, aunque a veces me parece que doy la impresión de estar enojada; o bien, piensan que desprecio su atención. Y no, en realidad me reservo esa cercanía para un grupo selecto, en ambientes donde mi privacidad esté protegida y tenga poco contacto con otros.

Este un ejemplo propio, de cómo de pronto se pueden generar conflictos entre personas bien intencionadas, creándose situaciones difíciles, que luego pueden convertirse en un infierno. La buena intención de estar bien con los otros no siempre es suficiente, ya que las personas a nuestro alrededor reaccionan a nuestros comportamientos, no a nuestras intenciones.

Además, hoy se habla mucho de la importancia que juega la inteligencia emocional como factor de éxito, tanto en la vida laboral como en lo personal; del autoconocimiento como elemento esencial. Gran cantidad de artículos e información circulan por las redes sobre estos temas.

Pero no existen tan a la mano fuentes específicas que nos digan cómo utilizar adecuadamente esa información, o que nos proporcionen la ayuda que necesitamos para realmente trabajar en lo que nos toca. Todo se queda a nivel teórico y no es fácil ponerlo en la práctica para obtener los resultados que buscamos.

Durante mi experiencia como consultora en Recursos Humanos y en Educación, he descubierto que las personas están ávidas de encontrar, cómo mejorar sus relaciones interpersonales y en ayudar a otros, no sólo en la dimensión operativa, sino también en la personal.

Cuando trabajo en el ámbito laboral o académico, las personas encuentran caminos para realizar su labor con mayor eficiencia para el logro de resultados con relativa facilidad. Sin embargo, no es así cuando enfrentan temas que tienen que ver con lo interpersonal.

Daniel Goleman en su libro “Liderazgo. El poder de la inteligencia emocional”, muestra dos dimensiones en las relaciones interpersonales: una tiene que ver con reconocer y gestionar las propias emociones (plano intrapersonal) y otra se relaciona con entender y gestionar las emociones con otros (plano interpersonal).

Goleman también en su conversación con Forrest Hanson en su programa “Well being” afirma que, en este mundo tan competido, encontramos a muchos graduados con honores, vasta experiencia o altos grados académicos y eso está muy bien. Pero lo que en realidad nos diferenciará y nos dará una ventaja competitiva en este momento es nuestra capacidad para relacionarnos, generar sinergias, influir en otros, trabajar en armonía. Es decir, no importa qué tan listo seas si no desarrollas estas habilidades.

Claro que esta labor no es nada fácil porque en un equipo de trabajo, hay tantas personalidades como integrantes. Cada uno con sus propias cualidades, valores, formas de pensar, de trabajar o de aprender y debemos de lograr trabajar juntos de manera efectiva.

El Firo-B®, por sus siglas en inglés (Fundamental Interpersonal Relations Orientation-Behavior), es un instrumento de personalidad que ayuda a entenderte mejor y a saber cómo puedes trabajar de manera más eficaz con los demás.

Durante más de 50 años, el FIRO-B® desarrollado por William Schutz, ha ayudado a las personas a entender sus necesidades interpersonales y cómo éstas influyen en su estilo de comunicación, comportamiento, resolución de problemas, toma de decisiones, relaciones interpersonales y desempeño profesional.

Es una herramienta desarrollada especialmente para reconocer tus patrones de comportamiento y qué tan satisfecho te sientes en tres áreas: Inclusión, Control y Afecto. Cuando estas áreas no se ven cubiertas, al igual que sucede cuando no hemos comido o dormido bien, nos crean incomodidad y ansiedad, lo que impacta en nuestro comportamiento y en la forma en que respondemos a los demás.

Cada una de estas áreas, es medida en dos dimensiones: la expresada y la deseada. La primera se refiere a cuánto prefieres iniciar tú el comportamiento, lo que realmente haces y lo que los demás observan de ti. La segunda, a cuánto prefieres que los demás inicien un determinado comportamiento hacia ti, lo que realmente quieres de los demás y lo que esperas que hagan abiertamente.

 

Adicionalmente, te describo rápidamente cada una de las tres áreas o necesidades que evalúa Firo-B®:

  • Inclusión se refiere a qué tanto incluyes generalmente a los demás en tu vida y qué tanta atención, contacto y reconocimiento deseas de ellos;
  • Control indica el grado de influencia y responsabilidad que deseas ejercer y cuánto quieres ser guiado e influido por los demás
  • Afecto es qué tan cercano y amable eres con otros y qué tan cercanos y amables deseas que lo sean contigo.

Estas necesidades de Inclusión, Control y Afecto, deseadas y expresadas, pueden manifestarse en numerosas combinaciones en términos de frecuencia y selectividad, lo que impacta en la dinámica de los equipos.

Pongamos el caso de un equipo que tiene un proyecto a realizar y sus miembros cuentan con una baja necesidad de expresar control; es decir, no desean tomar la responsabilidad de dar estructura y guía a los demás. Así será difícil que se logre el objetivo, o bien, una persona decidirá tomar el rol buscando cumplir con el objetivo, pero no se sentirá cómodo haciéndolo y probablemente terminará muy desmotivado.

Tan sólo un ejemplo de cómo para crear un cielo de buenas obras es necesario comenzar a tener mayor conciencia de tus patrones de comportamiento. De esta forma, puedes encontrar alternativas de actuación en las áreas que sean un posible desafío para ti y así “hacer el honor a tus necesidades”.

No hay nada como siempre dar lo mejor de ti siendo más eficaz en el trabajo. Sin duda, si conoces mejor tus necesidades y las de los demás, puedes mejorar también tus relaciones y lograr interacciones interpersonales que te hagan sentir satisfecho y feliz. Tú puedes decidir entre seguir creando pequeños infiernos para los demás o pintar un cielo de buenas obras. Te invito, entonces a tomar el liderazgo y lograr trascendencia.

 

Nuestras intervenciones brindan un aprendizaje de alto impacto para generar el verdadero cambio, mejorando la productividad y la competitividad de nuestros clientes.

Contáctanos para más información ►http://bit.ly/HDS_RRHH contact@humandevelopmentsolutions.com (52.55) 56.68.02.69.

Human Development Solutions es único certificador y distribuidor autorizado por The Myers-Briggs Company en Español para Latinoamérica.

Busca consultores certificados y avalados por The Myers-Briggs Company. para garantizar el éxito de las sesiones e interpretaciones. Solicita las credenciales correspondientes.

Anuncios
No comments yet

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: